CONTACTO

domingo, 12 de febrero de 2012

OREJAS DE CARNAVAL

12 comentarios! I ESCRIBIR UN COMENTARIO
Cuando yo era pequeña en mi casa no se hacían orejas, en mi casa solo se hacían filloas. Como muchas otras cosas, las orejas las descubrí en casa de May. Allí se tomaban de postre durante esta época del año, al igual que en el otoño se ponía un cuenco con castañas asadas después de comer. Era una casa de postres estacionales que a mí me encantaba probar!!

Con el tiempo las orejas empezaron a incorporarse a la gastronomía de mi casa, y hoy tuve que llamar a mi madre para que las que iba a hacer se pareciesen a aquéllas que yo tomaba en Santiago. No es que tenga mucha ciencia, pero os digo que el que salga la forma perfecta no es tan fácil: hay que darle con el cuchillo justo cuando la viertes en la sartén. 

Ésta que os enseño se parece a la oreja de mi bisabuela, la Yeya, que siendo tan mayor tenía unas orejas enormes de las que colgaba un pendiente precioso, como éste que me regalo hace años baballa

(Recordatorio para mi hermano Manu: las orejas y la nariz crecen hasta que nos morimos... a donde vamos a llegar tú y yo!?)

LA CESTA DE LA COMPRA

  • 100 gr. de leche
  • 2 huevos
  • 30 gramos de mantequilla, temperatura ambiente
  • 1 cucharada de levadura en polvo ( yo usé la de vahiné)
  • La ralladura de un limón grandecito
  • Medio cubilete de anís
  • 400 gr. de harina
  • Azúcar glas para espolvorear una vez las hemos freido
  • Aceite de girasol
PON LA THERMO A FUNCIONAR
  1. Si quieres glasear el azúcar (esto es opcional) aprovecha que has sacado la mantequilla de la nevera para ir haciéndolo glass.
  2. Obtener la piel del limón y programar 30 segundos en velocidad progresiva de 5 a 9
  3. Añadir al vaso la leche, los huevos, la mantequilla templada y la cucharada de levadura. 1 minuto velocidad 2.
  4. Incorporar el anis y la harina y programar 1 minuto velocidad espiga. si aún está un pelín pegajosa ayúdate de un pocquito de harina para sacarla y déjala reposar al menos una hora tapada.
  5. Una vez ha reposado yo voy sacando bolitas pequeñas y las estiro a medida que las frío. Las primeras me qeudaron gorfditas y no crujen, es importante amasar muuuuy finito.
  6. Se van friendo en aceite de girasol abundante y caliente, se escurren bien y se espolvorea con el azúcar por el anverso y reverso de cada oreja.